Hellblazer #50 – “Remarkable Lives” – Garth Ennis

 

Siguiendo con las reseñas de la etapa de Garth Ennis en Hellblazer (aca, aca y aca se pueden encontrar las anteriores), en el número #50 Ennis nos cuenta la historia del primer encuentro entre Constantine y el “Rey de los Vampiros”, que va a permanecer sin nombre propio más allá de su título. El número, que cuenta con varias páginas extra por tratarse de un número 50, consiste principalmente del diálogo que mantienen estos dos personajes.

Si, supuestamente son la misma persona

En el arte nos encontramos de nuevo con Will Simpson, que esta vez se entinta a si mismo. Como ya dije antes más de una vez, me gustan más los dibujos de Simpson cuando los entinta Stan Woch, pero eso no significa que no me gusten los de este número. El problema es que las tintas o el dibujo no son muy constantes, así que hay cuadros en los que me gusta mucho el dibujo, cuadros en los que me parece bastante malo, y cuadros ahí por el medio. Otra cosa que no le juega mucho a favor es la inconsistencia de Simpson al dibujar la cara de Constantine, como se puede notar en la imagen en la diferencia de narices y peinado que le dibuja Simpson pasando de una página a la otra.

La portada sigue a cargo de Tom Canty, que hace una portada buena-regular, con la que no pasa demasiado, con un dibujo medio raro de John.

El número no es malo, mantiene el nivel de los últimos tres números, pero eso en si no es demasiado tampoco. Hay buenos momentos en el dialogo con el Rey de los Vampiros, pero tampoco resulta algo memorable.

Hacer un resumen de los hechos en sí es bastante fácil porque no pasa demasiado más allá de las páginas extras. La mayoría de estas, sino todas, están ocupadas con paneles de 1 carilla con pinups del Rey de los Vampiros o de Constantine, con algo de texto descriptivo. Pongo uno de los ejemplos acá.  No digo que esta haya sido mala decisión, pero no hubiera estado mal tampoco aprovechar la ocasión del número para que estos pinups los dibujen otros artistas y variar un poco.

El número empieza con Constantine levantándose de una cama compartida con Kit, y nos enteramos que están hace tres días mas o menos en el mismo estado. John va al baño y se encuentra con que le dejaron un mensaje en el espejo escrito con sangre de paloma muerta, y las palomas en el lavamanos. El mensaje decía la dirección de un parque cercano así que Constantine sale a encontrarse con lo que sea que le haya cagado los días de sexo y ocio.

El que deja el mensaje resulta ser el Rey de los Vampiros, que nos enteramos que es el primero de los Vampiros y que su primer víctima fue el primer hombre en caminar la Tierra, por lo que es bastante viejito. Uno supone que es más viejo que los nombres, porque sino Ennis se habría gastado en buscarle uno y no dejarle el mote casi genérico de “Rey de los Vampiros”. El Rey le da charla a Constantine, preguntándole varias cosas, como por ejemplo su punto de vista sobre los demás actores relacionados a la magia del Universo DC (Dr. Occult, Jason Blood, Phantom Stranger, Mr. E, etc).

Acá también nos enteramos de la manera en que Ennis adhiere al mito vampírico, explicándonos a que reglas se atiene y en cuales se caga el Rey, refiriéndome a las reglas comunes del comportamiento vampírico. Este Rey si es vulnerable al sol, pero se caga de la risa del ajo, las estacas, el agua corriente, las cruces y el agua bendita y todo lo demás, por lo que no esta tan mal en rasgos generales. Esta descripción del mito es la misma que comparte Cassidy, de Preacher (una de las mejores obras de Ennis, aunque no creo que nadie que se pare a leer esto no sepa de que estoy hablando) si mal no recuerdo.

Cuando Constantine quiere irse de una vez le pregunta cual es el verdadero motivo de que lo busque para hablar y el Rey le dice que quiere ofrecerle que trabaje para él como su espía dentro de los círculos mágicos, así siempre se mantiene informado de lo que están haciendo posibles enemigos suyos. El plan también incluye que Constantine le agarre el gustito a ser vampiro mientras trabaja de esta manera y que busque convertirse en uno, para comerse a toda la creación junto al Rey o algo así. Lógicamente Constantine lo manda a cagar y hace calentar al Rey antes de irse, que termina gritándole a la distancia que si el no lo hace mierda, alguien seguro lo va a hacer.

Era más que obvio que Constantine no iba a aceptar de ninguna manera trabajar para el Rey, ni tampoco iba a querer convertirse en vampiro. Ennis termina cayendo en el cliché del villano que le ofrece al héroe unirse a él para conquistar el mundo para siempre recibir una negativa (y el héroe vence al villano al final, lo que pasa en números posteriores). Más allá de esto el número se deja leer bien y termina con Constantine volviendo con Kit al amanecer, esperando pasar tres días más de la misma manera que venía.

Rating: ★★½☆☆

Segui Leyendo...