Hellblazer #78-83 – “Rake at the Gates of Hell” – Garth Ennis

Bueno, varios meses después, finalmente llego a la última reseña del Hellblazer de Ennis, que termina su etapa con una saga de 6 números en la que termina de cerrar todas o al menos la mayor parte de sus historias.

Los guiones, por si queda alguna duda, son de Garth Ennis, con arte por Steve Dillon.

Las seis portadas son de Glenn Fabry y las únicas que me gustan un poco son las últimas dos, que tampoco son de las mejores que hizo en Hellblazer. En la primera John parece que tuviese una tiza entre los dedos en vez de un cigarrillo, en la segunda parece tener un bigotito al estilo Hitler, en la tercera parece que estuviese cambiando las sabanas y la cuarta, en vez de expresar la idea de que está escondido en una iglesia bastante cagado, da la idea de que está en pedo en una iglesia pintando las paredes. La portada del 82, con Kit, funciona y es bastante apropiada. La portada del 83 es un plano cercano a la cara de John fumándose un cigarro, sonriendo con cara de haber cagado a alguien, bastante bien dibujada.

Pasando a la saga en sí, el número 78 empieza aparentemente de manera tranquila, con una escena entre John y Header sentados en lo que parece ser una parada de bondis o tachos, con John escuchando una historia de guerra de Header en Malvinas. No es la primera vez que se menciona la guerra de Malvinas en Hellblazer, y supongo que no es ni va a ser la última, es bastante lógico que aparezca mencionada de vez en cuando en una revista con un protagonista inglés, que tuvo muchos escritores ingleses a lo largo de su serie.

La historia que cuenta Header no sería la gran cosa si no fuese porque se está muriendo mientras la cuenta, cosa que se empieza a insinuar en sus cuadros por un hilo de sangre que le corre desde la boca, hasta que al final el enfoque se aleja y se ve que tenía un tremendo agujero de un shotgunazo. John vuelve adonde estaba con una piba negra que es la primera vez que aparece (creo) y lo llama a Rick, para que le avise a la familia de Header y a la gente que tenga que saberlo. Así empieza entonces la última saga de Ennis en Hellblazer (última al menos por varios años, más adelante vuelve para unos pocos números), de una manera bastante apropiada para el personaje, con un amigo suyo muriéndose, uno supone que por culpa de John, o indirectamente por conocerlo. Hay que ver si queda alguno para el final del 83.

El número hace un corte y se nos muestra al Adversario en el limbo. Por su diálogo interno (y por el externo, que consiste en decir Shit al aire varias veces) nos enteramos de que está bastante caliente por estar perdido y no encontrar ninguna salida para poder zafar de cómo John lo había cagado a el y a sus hermanos. De la nada lo visita Astra, la nena que John trató de salvar de Nergal y el infierno, fallando y quedándose solo con un brazo de la piba. Por estas mismas razones le dice estar igual de caliente que él con Constantine, con la diferencia de que tenía un plan para poder hacerlo zafar y que pueda ocuparse de vengarse tranquilo por los dos.

Volvemos con John, que esta dando vueltas en auto con Chas de chófer. En el medio del viaje John ve por la ventana a una ex suya que resulta estar prostituyéndose a cambio de que “Phil”, su pimp, le de heroína.           A John, uno supone bastante afectado por la muerte de su amigo, le agarra un ataque de heroísmo e intenta cagar a trompadas al pimp, terminando lógicamente salvado por Chas. Se van los tres y la cámara salta a un pibe negro al que lo viene a buscar la policía a su casa supuestamente por vender drogas, pero en realidad aparentemente por participar de una marcha antinazi. Hay un poco de forcejeo cuando se lo llevan y la vieja del pibe termina cayendo por la escalera y rompiéndose el cuello. El pibe se zafa, agarra un shotgun, hace mierda a uno y se va.

Seguido a esto vemos a John llevar a su ex drogadicta a la casa de la hermana de la que sería su actual pareja o algo así y las convence de que le consigan tratamiento sin llevarla al hospital. John se queda con su ex para ayudarla a empezar a pasar con el que (uno supone que realmente) debe ser el más jodido de los síndromes de abstinencia.

El número termina con el Adversario claramente contento y empezando a celebrar mientras unas súcubos o lo que sea le hacen un pete.

El 79 empieza con Helen, la ex drogadicta de John, atacándolo con unas tijeras, bastante alterada por la abstinencia. Esta vez a John lo salva una gorda pelirroja, que resulta ser una médica que obviamente recomienda que la lleven al hospital y se va aclarando que lo que están haciendo era un error y que ella lo había dicho. Todo él dialogo de la pelirroja es medio de cartón, pero ya de por si no le veo todavía mucho sentido al plot de Helen.

Hay un dialogo entre Chas y John en el que este, bastante desesperanzado aparentemente, dice que nadie afuera de una película de John Wayne tiene una línea que no cruza ni un código moral. Ennis se la arregló una vez más para meterlo al Duque en algún lado, aunque en realidad cronológicamente estas serían de sus primeras referencias.

Vemos rápido como Chas lo lleva a John en auto a dejarle a alguien el corazón del ex arcángel Gabriel, y al pimp Phil cagando a palos a un informante para que le diga donde puede encontrar a Constantine y Chas.

John termina en lo de Nigel, sin antes pasar por la escena del crimen del pibe negro, George (el hermano de Dez, que apareciese hace varios números ya en esta misma etapa de Ennis) para ver que había pasado. Nigel, por si alguien que lee esto no se acuerda, es uno de los amigos de John introducidos por Ennis, más precisamente el psíquico fumanchero que era bastante ingenuo y boludo. Nigel es el mismo al que John había hecho que le lleguen panfletos evangelistas previniéndolo de las múltiples caras del demonio, como el Sega, cuando manda la carta desde el avión. John le deja a su cuidado al corazón de Gabriel y se va, lo cual ya de por si parece raro. No tiene la apariencia de ser el lugar más seguro para dejarlo, y obviamente termina mal.

Volvemos con George, que está reunido con varias personas que están discutiendo si empezar a hacer motines, disturbios, en protesta porque lo busque la policía al pibe. En ningún momento este subplot logra interesarme demasiado, y no aporta demasiado a la historia o el personaje tampoco.

John lo visita a Gabriel y aprovecha para joderlo un poco además de para decirle que lo necesita para que lo cague a palos al Diablo, cosa que por lo que dice supuestamente debería resultarle bastante fácil, lo que resulta siendo lo que hubiera pasado en el pasado, pero no lo que pasa en el presente.

Vemos rápido como Phil está a los pies de la cama de Helen, con una de las dos hermanas negras atada atrás, y el enfoque vuelve con el Diablo y Astra en el limbo, en una reunión con los otros dos hermanos del Adversario. La manera de contar la historia tiene un dejo cinemático al cortar y pasar tan rápido de escena a otra, pero también es bastante inevitable si se quiere agilizar una historia en la que aparecen varios personajes.

La parte del Diablo en el limbo con sus hermanos debe ser una de las porciones menos creíbles de la saga, y probablemente de toda la etapa de Ennis en Hellblazer. Resulta que el Diablo, obviamente gracias a Astra, se dio cuenta de que en realidad sus hermanos demonios, los mismos dos que por su existencia lo habían obligado a que haya paz en el infierno siempre para evitar que se rompa el balance y mueran los tres, no eran sus hermanos. El Diablo asumió que eran sus hermanos, porque debían ser los primeros dos en llegar después de Lucifer, y durante tiempos inmemoriales nunca se le ocurrió que tal vez no era así. Después de explicarles todo esto (sin decir varias veces “no puedo creer lo boludo que soy”, que sería casi la única manera de hacer creíble la escena) los mata a los dos y se va, bastante contento.

El número termina con la intención de sorprender, al menos eso supongo, mostrando a Astra hacer un cuchillo con los restos de los dos demonios, para después declarar que el infierno iba a ser suyo después de que se encarguen de Constantine.

Para este momento ya tenemos a todos los jugadores en la mesa, o al menos eso se supone, con varios subplots moviéndose a la vez.

El número 80 ya es bastante mas movido que los anteriores, agarra el momentum que fueron creando y se pone más jodida la cosa para Constantine.

Bastante temprano en el número lo tenemos al Lord of the Dance tratando de ayudar a Constantine de manera un poco suicida, dándole un cabezazo en la nariz al Diablo, que no lo mata solamente porque le caen simpáticas las fiestas.

La historia empieza a moverse más y vemos dos secuencias simultáneas, la de John averiguando lo que había pasado con Phil y Helen y yendo al hospital, y la de Rick, que lo va a buscar el Diablo.

A John lo caga a pedos la negra que andaba con el después de que aparezca por el hospital, diciéndole que era como cualquier hombre machista boludo que trataba de arreglar todo para solo lograr empeorar las cosas, y después tratar de arreglar sus cagadas con venganza. John se va y lo primero que hace es pedirle a Chas que consiga gente para que lo caguen a trompadas a Phil lo suficiente como para que se vaya de la ciudad y no vuelva más, lo cual ya de por si prueba bastante el punto de la negra.

La secuencia entre Rick y el Diablo está bastante bien, y es de hecho uno de los mejores momentos por ahora de la saga, desde como empieza hasta el remate final, con Rick que se suicida para escaparse del Diablo, para aparecer enfrente de el en el infierno porque el suicidio es uno de los pecados más graves.

Después de todo esto ya lógicamente a Rick no le queda mucho resto para aguantar, y le dice al Diablo sin resistirse demasiado que el corazón del arcángel lo tenía Nigel y como encontrarlo.

El subplot de George, el hermano de Dez, sigue avanzando sin interesar demasiado y ahora vemos como empieza un enfrentamiento entre la policía y la gente que esta defendiendo a George para que no se lo lleven.

Seguido a esto vemos al Diablo bastante contento con el ex arcángel Gabriel chupándole los zapatos para que brillen y diciéndole que siempre lo va a amar, que lo mee, le cague encima, pero que por favor no lo lleve al infierno.

Se ve que todo el tema no lo convence demasiado al Diablo, que aplasta el corazón del ángel y en la siguiente hoja lo vemos a Constantine abrir la caja que lo contuviera y putear.

Llegamos así al punto intermedio de la saga final, con un panorama bastante choto para John, y con las cosas pintando bastante bien para el Diablo, si bien todos sabemos como va a terminar todo al final, al menos básicamente.

En lo que va ya perdió a dos de sus amigos cercanos, y, queriendo ayudarla, hizo que una ex novia suya perdiese un ojo y la caguen a palos, por lo que no viene defraudando en el área “tragedia personal”.

En las primeras hojas del 81 vemos como lo cagan bastante a palos a Phil, a John escondido en una iglesia, y que el enfrentamiento entre la policía y los del lado de George se convirtió en un tremendo quilombo.

En el medio de todo esto el Diablo se cola en el departamento de John, y se pone a charlar de metafísica con Astra, acostado en la cama de Constantine, haciéndose el banana diciendo que sabe todas las respuestas pero que la final se la debe guardar para el.

A John lo encuentra un cura de la iglesia, probablemente el párroco, y a raíz de eso empieza una discusión sobre religión en la que John expresa su gran descontento, en líneas generales, sobre la Biblia, la religión católica y Dios. Más allá de que supongo que la postura de John para con el catolicismo ya era así y no queda fuera de lugar en el personaje, las cosas que dice se me hacen un poco similares a como suena de a momentos Jesse Custer en Preacher, me es inevitable hacer la comparación. Más allá de que un escritor pueda tranquilamente hacer que sus personajes expresen puntos de vista completamente diferentes a los suyos, termina quedando claro a la larga que a Ennis no le gusta para nada la religión católica en general, o al menos la iglesia. Algunas de las críticas a la Iglesia me parecen válidas, otros puntos no tanto, y no me gusta cuando cae en el cliché de hacer que John empiece una frase con “La próxima vez que esté hablando con su Dios dígale de parte de Constantine que…”. Toda la escena y la emoción que le pone John a su casi discurso tienen sentido igual teniendo en cuenta el momento y la energía que le conviene gastar para calmarse un poco.

El número termina con John intentando ponerle una cara positiva a la situación diciendo que podría intentar contactar a un amigo ya que el Diablo no lo estaba buscando y pidiéndole perdón al padre por excederse un poco en la discusión.

El principio del 82 sorprende un poco, la vemos a Kit dándole un beso a John y nos enteramos que fue a Londres a buscarlo. Era lógico que Kit apareciese de nuevo antes de que termine el ciclo de Ennis en Hellblazer, después de todo en su momento fue uno de sus mejores personajes, pero igual me sorprendió un poco que el número empiece directamente con los dos dándose un beso.

Más allá del principio bastante auspicioso Kit se niega cuando John intenta decirle de nuevo que esta enamorado de ella, de la mejor manera que puede. Después de un par de gritos se van a un bar de nuevo. A fin de cuentas, Kit volvió para poder despedirse de John y seguir con su vida, lo cual logra después de que cojan una última vez, aunque no me queda del todo claro si esa parte con Kit, o toda la escena con Kit es un sueño, porque al final de todo John termina despertándose y no se menciona más del tema.

Lo vemos a Constantine mandarse directo al quilombo para llegar al departamento de Nigel, para llegar y encontrárselo muerto y al Diablo esperándolo.

Este es el esperable y lógico cliffhanger que se veía venir para el final de la serie desde el final de Dangerous Habits, pero no por eso queda mal.

Así llegamos al final de Rake at the Gates of Hell, el cual empieza con una larga conversación entre el Diablo y Constantine, al que le devolvió su cáncer de pulmón y está desangrándose en el piso. John le pide escuchar el último secreto del Diablo antes de morir, el mismo que escucho el cura que después se volvió loco (el del especial de Hellblazer). El Diablo le cuenta la historia de cómo el vino segundo después de Dios, antes que los ángeles, el universo, los humanos, etc, pero que fue apartado cuando le dijo que los humanos y su libre albedrío iban a ser un problema, y lo rajaron directamente cuando aparentemente lo vio a Dios en el piso babeándose.

Al final el último secreto no era la gran cosa, pero tampoco cabía esperar demasiado, se ve que el cura ya de por si era bastante susceptible.

Para no entrar en demasiado detalle para el que lo quiera leer, cuando el Diablo ya se estaba preparando para terminar con Constantine y su venganza, Astra se revela que es Ellie, que le clava el mismo cuchillo que había formado con los dos demonios y mata al Diablo.

Si bien a Constantine se le complican bastante las cosas, y pierde a gran cantidad de amigos y no se puede negar que todo el trayecto final haya sido bastante traumático para él y mucha gente, las cosas se resuelven bastante rápido en el número final. No me acuerdo ya si la primera vez que lo leí me vi venir que Ellie era Astra, y esta segunda vez me acordaba, asi que no puedo opinar sobre cuan esperable me resulto el giro final.  El giro en sí no me parece malo pero me termina pareciendo un poco simplista, aunque resulta bastante apropiado. A fin de cuentas John fue el que hizo que pase todo, si bien fue Ellie la que lo ejecutó. Además, el hecho de que Constantine tuviese un plan que si le fuese a funcionar además de todos los que le caga el Diablo, es algo que nunca estuvo en duda, asi que adentro de ese marco lo que eligió Ennis me pareció bien.

El número termina con John acompañando a Helen, bastante recuperada y con un parche en el ojo, a tomarse un micro a algún lado. Helen le agradece a John por haberla sacado de la prostitución y las drogas, lo cual termina emocionando a John por recibir al menos al final un poco de buena onda de alguien.

John se empieza a poner sentimental cuando Helen se va a ir y ella lo despide, y despide también al ciclo de Ennis con las palabras: “Goodnight and God Bless… now fuck off to bed.”

Ahora sí, de esta manera termina la primera etapa de Ennis al frente de Hellblazer, tres años después que empezó, con un Ennis ahora con 24 años que recién terminaba  su primera etapa de duración considerable en una publicación americana. Después de Hellblazer Ennis sigue explorando temas cristianos en Preacher, aunque con un tono general bastante diferente, más acercado al grotesco que al horror.

Chas sobrevivió, como era de esperarse (Ennis no creo al personaje y no se atrevió o no quiso matar al amigo de John más establecido). De los personajes creados por el dignos de mención sobrevivieron Kit y Ellie nada más, excepto que el Lord of the Dance se cuente como uno. George sobrevivió también, y su pareja que duró dos números, pero en ningún momento fueron personajes demasiado relevantes. Helen sobrevive y aprovecha para dejarle buena onda al final, pero no hay mucho más, si es que hay.

Redondeando un poco, creo que Ennis llegó a mostrar buenas cosas en su primer trabajo para Vertigo, y que fue gracias a eso que se le abrieron varias oportunidades que a su vez le permitieron ir creciendo en nombre. Si bien también con el tiempo pareciese que se le haya limitado un poco el campo en el cual pueda hacer buenos trabajos, dedicándose principalmente a hacer cosas con alto contenido de violencia. No es que tenga un problema con la violencia en sí, y de hecho Ennis la maneja muy bien (Hitman y al menos la primera miniserie de Punisher son dos ejemplos de obras suyas en las que lo hace), pero termina autolimitándose un poco. Hace bastante que no leo cosas recientes de él, y no leí todo lo que escribió tampoco, pero es algo que se da en una porción mayoritaria de su obra.

Rating: ★★★☆☆

Cierro esta reseña con un “homenaje” a los amigos caídos de Constantine a lo largo de la etapa de Ennis, que terminan siendo ocho (si es que no se me pasó alguno), un número bastante considerable para 44 números.

Matt: Es el amigo que se hace en el pabellón de enfermos de cáncer del hospital y estaba en bastante mal estado, así que no sorprende el que se muera. Creado por Ennis, muere en Hellblazer #46.

Brendan Finn: El amigo irlandés alcohólico de John, es uno de los pocos amigos que debe haber terminado bien justamente gracias a John. Al momento de morir Brendan, John le salva el alma al entretener al diablo hasta pasadas las 12, lo cual significaba que su alma era libre para ir al cielo, que es lo que justamente pasa. Brendan muere de cáncer de hígado avanzado. Creado por Ennis, muere en Hellblazer #42.

Nigel: el psíquico fumanchero y extremadamente reaccionario que es usado como comic relief casi cada vez que aparece muere bien al final de la serie, durante Rake at the Gates of Hell, a manos del Diablo. Creado por Ennis.

Header: En Forty vemos por primera vez al gordito de pelo largo bigotes y anteojos negros que termina muriendo al inicio de Rake at the Gates of Hell. No hay nada demasiado interesante para decir del personaje, era un ex militar medio cabeza que no llego a tener mucha profundidad, pero que al menos muere habiendo ayudado bastante a John, al conseguirle unas páginas antiguas de historia de demonios. Creado por Ennis, muere en Hellblazer #78.

Rick: El cura bastante bizarro aparece también por primera vez en Forty, el número 63 de Hellblazer, y es un personaje que me cayó un poco más simpático y que tuvo una buena muerte en Rake at the Gates of Hell, si bien un poco trágica para él. Creado por Ennis, muere en Hellblazer #80.

Dez: Aparece en HB #64 junto a su hermano George, y muere bastante rápido al otro número esencialmente por culpa de ser amigo de Constantine, se lo llevan junto a él y lo cagan a palos y le cortan toda la cara para asustar a John y apretarlo. Creado junto a su hermano por Ennis.

Seth: Aparece en el Vertigo Jam y no pasa de esa historia. No muere de manera directa por John, pero si de manera indirecta, porque una piba a la que había cagado y que había asustándole empieza a dormir con John para leerle los libros de hechizos. Termina llamando a un demonio que hace mierda a Seth, John cuando lo ve sale cagando. Creado por Ennis.

Cox: Aparece directamente en la escena en la que se muere en el número #76 de HB, cuando John y Brendan vuelven a su cuarto de hotel con dos minas y se lo encuentran a él con otro apuntándole una shotgun a las bolas, que termina disparando.

Segui Leyendo...